Comentario de mi París, Brest, París 2007

Comentario de mi París, Brest, París 2007

Bueno compañeros del CC Gracia, lo que me queda ahora, es comentar resumidamente lo que ha sido esta experiencia, como cierre al seguimiento que han realizado…

Esta ha sido una PBP, con lluvia de principio a fin y cuando no teníamos lluvia teníamos viento de cara, han sido solamente unas pocas horas de sol, no mas de 4 ó 6 durante el amanecer, regresando de Brest.

Según se comenta, hubo unos 1.800 abandonos, de los casi 5.000 participantes que tomaron la salida, aun no sé los números oficiales, se comenta que el porcentaje de abandono ronda el 40%, normalmente esta entre el 17% al 20%.

Hace 50 años que no se tuvo una PBP con las condiciones climáticas que se han dado en esta.

  • Mis números han sido los siguientes (aprox.)
  • Me apunté a la salida de 80 horas
  • He logrado hacerla en 72 horas (71 horas, 59 minutos)
  • He dormido solo 6 horas, (me levanté el lunes 8:00 am, tome la salida a las 8:00 pm y recién volvimos a dormir el miércoles a las 2:00 am)

Las conclusiones y comentarios que hicieron en la lista del club fueron casi todas acertadas, he tomado la salida con un grupo de 7 ciclistas, entre los que se encontraban Gonçal y el Domi (Galvesport)

De estos 7, logramos llegar juntos solo 2, yo y un ciclista de Manresa, que por nuestras condiciones físicas logramos formar un buen dúo ciclista, el apoyo mutuo, el sentirse apoyado el ir planificando la estrategia para cada etapa nos fue fundamental para lograr llegar a meta.

La baja de Gonçal, fue un poco desmoralizante, el ya se encargará de contar un poco mas de este tema. Otro abandono fue la contractura muscular en el gemelo derecho de un compañero en el km 380 aproximadamente, a partir de ese momento continuamos dos hasta el final.

La peor lluvia, fue 40 km, antes de llegar a meta, una lluvia intensísima y fría nos sorprendió de repente, cuando ya creíamos que no tendríamos mas nada que esperar del cielo, agua, viento y frío, no podrían evitar que llegue a meta.

El problema, un dolor en la rodilla izquierda, leve al principio, casi imperceptible antes de llegar a Brest que se fue agravando con el paso del tiempo, pero nada que no permitiera avanzar, esto me obligó a utilizar mas el plato grande que el pequeño, con plato grande al dar menos pedaleo el dolor era menor.

En resumen, la PBP es sin duda una prueba para conocerse a uno mismo, no solo la fortaleza física sino que también mental, se producen muchas bajas de glucosa que desmoralizan a cualquiera, eso mas el cansancio/sueño acumulado hay que soportarlo.. .

Verdaderamente esta prueba nos demuestra definitivamente si nos gusta o no “pedalear“…

El deseo, poder volver a hacerla en la próxima edición, dentro de 4 años.

Share this post

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


X