Melcior Mauri

Melcior Mauri

Autor: Jordi Escrihuela

(Fotos: Gentileza Sergi Ros)

Empezamos con una pregunta obligada y es que este año muchos cicloturistas hemos echado de menos en el calendario la prestigiosa “Melcior Mauri”

¿Porqué se ha suspendido este año tu “marcha”?

La verdad es que me enteré a mediados de abril, y para mí fue una gran decepción, porque la marcha cicloturista que lleva mi nombre siempre me ha hecho una gran ilusión y no me perdía ni una. Intentaba estar siempre presente y el porqué de su suspensión, pues según me dijeron parece ser que Tráfico puso muchas pegas, ya que entre otras cosas querían reagrupar la marcha a mitad de recorrido, que lógicamente la organización no aceptó sabedora de que lo que realmente le gusta al cicloturista es la marcha libre, el poder competir consigo mismo y comparar su tiempo con el de otros años.

Entre estos problemas y el hecho de que en el club organizador siempre fueran los mismos a la hora de trabajar, pues fueron las causas de que este año no se celebrara.

De todas maneras yo particularmente, me he marcado como reto para el año próximo coger las riendas de una marcha cicloturista Melcior Mauri, aunque sea en otra ubicación, porque la prueba ya tenía un nombre: “la” Melcior Mauri o “la” Mauri, y a mí me hacía ilusión cuando los cicloturistas hablabais de ella en estos términos.
Y es que quiero buscar algo realmente atractivo para el cicloturismo y no sólo organizar la marcha, si no que haya alguna cosa más, como actividades para gente joven, para los familiares, que sea una auténtica fiesta del ciclismo, alargándola todo un fin de semana con charlas, coloquios, estands, acabando evidentemente con la celebración de la marcha.

¿Tienes ya algún recorrido pensado? Ya sabes que a los cicloturistas nos gusta que haya montaña, muchos puertos y cuánto más duros mejor ¿no?

Sí, llevo hablando un tiempo con gente de Lloret de Mar, un sitio muy bonito y dónde siempre han apostado por el ciclismo, y desde allí podríamos ir a buscar el macizo del Montseny, subiendo el Coll Formic, el Turó de l’Home, bajar hasta Viladrau y encarar una nueva subida como la de Sant Hilari Sacalm, para luego volver otra vez hacia Lloret.
Creo que sería un recorrido muy atractivo equiparable en dureza a una Quebrantahuesos o una Terra de Remences, que según las estadísticas son las pruebas que reúnen a más participantes.

Se te ve en muy buena forma, muy fino. Es evidente que sigues saliendo en bicicleta…

Sí, aunque me gustaría salir más por que o no sé organizarme o el día tiene pocas horas para mí, pero la verdad es que tengo mucho trabajo: el Barça, el Bikecontrol,… y ya sabes que el estar al teléfono o bien respondiendo e–mails se te pasa la mañana volando.
La actividad física la sigo manteniendo sobre todo gracias al ciclismo indoor, aunque también corro a pié, y con la bicicleta salgo pero con otra filosofía.
He acompañado a mis corredores en la concentración que tuvimos en Lloret de Mar en el mes de febrero, en salidas que no hace tanta falta llevar coche de apoyo. Así, salgo con ellos, nos damos relevos, aunque la falta de entrenamiento se nota y les puedo aguantar como mucho un día, por lo que pueda haber guardado de mi etapa como corredor, pero al día siguiente noto si he forzado mucho, ¡vaya si lo noto!.
La verdad es que en mi época de profesional ya entrené mucho y ahora ya no tengo que demostrar nada.

Y cuando sales, ¿qué tal te llevas con los cicloturistas? ¿te picas o se pican contigo?

No, no, yo no me pico… hombre, a veces he salido con gente en Sant Antoni de Calonge o de Palamós y evidentemente cuando sales con ellos los domingos el típico pique existe, y no conmigo si no entre ellos, porque además entre semana entrenan y el domingo salen a tope, a ver si te pueden soltar o si pueden llegar arriba en solitario en vez de en grupo, ya se sabe…

¿Te sigues afeitando las piernas?

Sí, porque ya lo tengo como costumbre y la verdad es que cuando tengo que salir y no me las he afeitado me encuentro incómodo.

¿Qué consejos les darías a los cicloturistas para entrenar una marcha como por ejemplo la Quebrantahuesos?

Está claro que para entrenar lo primero de todo hay que tener tiempo y luego programar un entrenamiento para llegar a una fecha dada con una buena condición física.
El entrenamiento siempre tiene que ser progresivo: puedes empezar con una intensidad baja y un gran volumen, y una vez que ya tienes una buena base ya puedes empezar a realizar esos entrenos de calidad, con una intensidad más alta y de menor duración.
Una marcha como la QH necesita volumen y al ser una cicloturista, el entrenamiento específico no es tan importante porque en nuestro caso, en el ámbito amateur, sí buscamos el límite y necesitamos aguantar un ritmo alto durante un volumen de horas importante.
Por lo tanto, para un cicloturista creo que lo mejor es poder entrenar esas 3, 4, 5 ó 6 horas encima de la bici que le puedan dar esa calidad y le permitan afrontar con garantías una prueba como la QH.

Además dicen que para bajar peso hay que ir despacito y con buena letra y lo más lejos posible…

Sí porque a ese nivel es cuando realmente el organismo consume grasa, ya que es el combustible que gasta a una intensidad mediana de entre el 65 y el 75% de nuestra frecuencia cardíaca máxima.
Si vas a tope quemas más glúcidos, hidratos de carbono, que grasas, pero yo siempre digo que lo importante es realizar una actividad física, cuidarte un poco en la dieta y el organismo te lo agradecerá y la gente que necesite perder peso finalmente lo conseguirá.

A propósito de la QH, creo que ya tarda la organización en rendirte homenaje en alguna de sus ediciones ¿no?

Por suerte en este país ha habido grandes corredores para rendirles homenaje y supongo que en mi caso pues aún no habrán caído, pero espero que si algún día me invitan me lo digan con tiempo para poder prepararme.

Y en invierno, ¿qué les recomendarías?

Pues… preparación invernal. A ver, la época invita a estar en un sitio más resguardado del frío y en este caso yo les invitaría a aprovechar los centros fitness, donde ahora mismo existe la disciplina del ciclismo indoor, que puedes practicar a cualquier hora del día, al salir del trabajo, etc., y donde además puedes hacer musculación, trabajar abdominales, piernas, brazos,… y también puedes practicar el deporte de moda, la bicicleta de montaña, que es muy atractiva y no hace tanto frío como en carretera.

¿Crees que el ciclismo “bajo techo” va a ser el futuro de este deporte?

Hombre no creo, esperemos que no, pero la verdad es que cada vez hay más coches, las carreteras no están bien acondicionadas para la práctica del ciclismo y creo que tendríamos que buscar la manera de que las instituciones, o quién corresponda, nos adecuaran unos circuitos cerrados durante los fines de semana para que los ciclistas supiéramos dónde ir a practicar nuestro deporte con tranquilidad en zonas acotadas al tráfico.

Entrando en tu faceta como director deportivo, ¿para cuándo un Barça ciclista en 1ª división?

En principio económicamente el Club tuvo claro que iba a hacer la apuesta por el ciclismo dentro del ámbito amateur, y las secciones amateurs son muchas y todas tienen un presupuesto limitado, y así en nuestro caso cuando llegue ese esponsor que entre todos estamos buscando quizás sea el momento para dar ese salto al campo profesional. Por lo tanto, estamos a la espera y a la búsqueda.

¿Crees que para Catalunya el Barça puede llegar a ser un referente como el Euskaltel para el País Vasco?

A mí me gustaría que a través de la sección de ciclismo del FC Barcelona tuviésemos ese equipo profesional que pudiese representar a Catalunya como país en el mundo del ciclismo.
Ahora mismo estamos compitiendo en Europa: en Francia, en Bélgica, vamos a ir a Suiza también, y la verdad es que donde vayamos levantamos mucha expectación, que un Club como el Barça disponga de un equipo de ciclismo, y eso que estamos en el campo amateur, así que imagínate lo que sería en el profesional.

¿Se nota la presión de defender los colores de un club llamado de los grandes?

En el ámbito deportivo la verdad es que no, porque desde el Club tampoco se nos han exigido resultados. Está claro que si pasásemos a ser más grandes, los resultados pasarían a ser también más exigentes.
Pero ahora mismo la filosofía de la sección es formar a los chavales, intentar que suban de la mejor manera posible para ayudarles a dar el salto a profesionales. Tenemos claro “tolerancia cero” al dopaje, y eso lo tenemos clarísimo tanto por mi parte como evidentemente por parte del Club.
Y esto es un tema que los chavales lo saben, y es que en este sentido preferimos hacer 4º que no ganar una carrera y que algún corredor por su cuenta haya accedido a productos peligrosos para su salud.
Al no haber esa exigencia en cuanto a resultados es una tranquilidad para los chavales.

¿Qué tal se porta el resto del pelotón con vosotros?

Se portan bien. ¿Piques? El pique es el que hay con cualquier equipo. Está claro que cuando corremos aquí en Catalunya la responsabilidad siempre recae sobre nosotros y la mayoría de veces nos dejan el peso de la carrera y lo asumimos, y aquí sí se nota la presión de llevar estos colores.

Quitando alguna importante excepción, el ciclismo catalán está aún muy lejos de la Élite ¿no?

Ganar cuesta muchísimo y ganar cosas importantes más todavía, pero pienso que tenemos muy buenos corredores: Joaquim Rodríguez está andando muy bien este año, Flecha también, Jufré es un corredor importante que ha hecho buenos resultados, Ángel Edo que, aunque esté al final de su carrera deportiva, es un excelente esprinter y este año aún ha ganado una etapa en Castilla y León.

Hablando ya de tus 16 años como profesional, ¿cuántas veces has tenido que oír que nunca hubieras ganado la Vuelta del 91 si no hubieran recortado la etapa de la Bonaigua?

Bastantes veces, bastantes… Sucedió como tantas otras veces puede ocurrir en una carrera y allí estaba yo, como líder… Un corredor que era una sorpresa y que gran parte de la prensa me estaba “enterrando” deportivamente cada vez que venía montaña.
Por eso al suspenderse parte de aquella etapa reina, muchos pensaron que fue la razón de que ganara aquella Vuelta, pero particularmente pienso que hubieron otras muchas etapas de montaña en la que pudieron desbancarme y sin embargo, pude ir aguantando y superando jornadas.
También comprendo que era muy joven y ese año fue el que me destapé como ciclista, empezando en la Ruta del Sol y en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, prueba que gané, y como era una sorpresa, pues así me trataron, y es un tema que tengo que seguir oyendo siempre.

Y luego en el Tour demostraste que ibas muy bien en la montaña, sobre todo en la famosa etapa de Mende que ibas como un tiro

Efectivamente hacer 6º en un Tour es porque he superado con nota alta tanto los puertos de los Pirineos como los de los Alpes.

Supongo que también guardas un buen recuerdo de tu diploma olímpico de Atlanta, dónde fuiste el mejor español e incluso pudiste ser campeón olímpico, algo que mucha gente no recuerda.

Sí, iba en una escapada y llegué disputando la 4ª plaza, prueba que al final ganaría el suizo Pascal Richard. Estamos hablando del año 96 y fue la primera vez que los profesionales pudimos acceder a unos Juegos, ya que hasta entonces estaban reservados a los amateurs, y para mí fue un orgullo el poder estar allí.
No pude competir en la prueba contra el crono porque evidentemente estaban Miguel y Abraham, que a la postre fueron oro y plata, pero creo que si hubiéramos dispuesto de tres plazas, habría obtenido porqué no, el bronce, copando un podium español, ya que me encontraba en muy buena forma, tal y como demostré en la prueba en línea.
Luego en el 98 pude sacarme la espina y fui subcampeón mundial contrarreloj detrás de Olano.

En aquella época el ciclón Indurain aún arrasaba con todo y no se valoraban éstos y otros méritos ¿no?

La era Indurain ha sido gloriosa para el ciclismo español. Los que la hemos vivido, la hemos disfrutado por un lado, y estoy orgulloso de haber colaborado a que Miguel ganase su 4º Tour en el año 94, pero al mismo tiempo nos hemos visto eclipsados por su figura y lo que hubiéramos hecho en un momento concreto como por ejemplo ganar una Vuelta a Aragón, si a Miguel aquél día le dolía una rodilla era más motivo de noticia, porque veían peligrar su participación en la ronda francesa.
Pero el ciclismo es así. Indurain era lo que vendía en aquel momento, y vendió mucho, y fue muy beneficioso para el ciclismo español que subió muchos enteros.

¿Sabes que has sido para muchos aficionados el paradigma del estilo y la clase encima de una bicicleta?

Yo tenía un estilo concreto, me formé en la pista y eso me ayudó a tener ese estilo. Está claro que es algo innato porque por mucho que digas “curveate más” o “no te abras de piernas” o “pedalea con las rodillas más cerradas”, cada uno monta como monta.
Sí está claro que tenía una postura y un pedaleo bastante correctos encima de la bicicleta, una posición aerodinámica, y eso hacía que tanto en la de carretera como en la de contrarreloj, a la hora de buscar esa posición, la conseguía adaptar bastante bien y dar esa imagen de “buena planta”.

Durante siete años tú fuiste el único español ganador de la Vuelta. Recuerdo como te quejabas amargamente a los periodistas porque nunca te ponían entre los favoritos para ganarla.

Sí, porque volviendo al año 91 y todo lo que muchos periodistas pronosticaron y escribieron sobre mí y no se cumplieron, yo siempre me había visto con la obligación de ir demostrando, y me dolía este hecho y sí me quejé, ya que era el vigente campeón de aquel año y hasta que la carretera no me pusiera en mi sitio y como respeto a un anterior ganador de la Vuelta a España.
Además tampoco había mostrado un declive deportivo como para que no contaran conmigo o como mínimo darme alguna opción.

Hablando de la Vuelta, ¿qué piensas de la inclusión de puertos de extrema dureza como el Angliru? ¿Estás a favor o en contra?

No sé hasta qué punto son realmente necesarios. El Angliru es un puerto excesivamente duro, lo que ocurre es que el ciclista sabe sufrir y el aficionado al ciclismo quiere ver ese sufrimiento y siempre llama la atención cuando se sube, hay una gran expectación y es garantía de mucha audiencia.
Yo lo subí en carrera en el año 2002 con una costilla rota, porque el día anterior me había caído en una montonera en Gijón y con un dolor muy fuerte, finalmente, no pude acabar la Vuelta de aquel año por aquella fisura.

¿Qué opinas del anuncio de una famosa marca de automóviles en la última Vuelta, dónde decía que la bicicleta es sufrimiento y que te compres un coche? ¿Eres de los que les hacía gracia o eras un ferviente detractor?

Está claro que el ciclismo no está pasando por buenos momentos y por supuesto que es sacrificio y necesita voluntad. Pero estas dos palabras de las que estamos hablando son valores que a través del ciclismo se adquieren, y los chavales que quieren practicar este deporte se enriquecen de ellos, y cualquier cosa que vaya en contra de estos valores que el ciclismo les puede dar, es negativo para ellos.
Pero la verdad es que tampoco le presté demasiada atención hasta que oí algún comentario externo, pero ya te digo, no le quise dar mucha importancia.

¿Cómo ves la adaptación de la bicicleta en un entorno tan hostil como el urbano?

A nivel urbano se necesitan infraestructuras para que la bici se pueda practicar sin problema, si no es imposible. Sólo tenemos que ver países como Holanda que infraestructuras tienen, como realmente la gente tiene facilidad para practicar este deporte y como la bici es un complemento más a la forma de vivir y es increíble como montan no sólo para hacer deporte, si no también como herramienta de trabajo: yo he visto gente con traje y corbata desplazarse en bici a trabajar.

¿Y eso que el clima no ayuda mucho?

Efectivamente, estuve una vez de vacaciones y hacía viento, frío, tormenta…. y veías a la gente igualmente con sus bicicletas ir al trabajo o a su casa.
Por eso el ciclista holandés, belga, el de estos países, está acostumbrado a etapas con condiciones climatológicas muy desfavorables.

¿Qué les dirías a los niños para que se animen a salir en bici?

Que es un deporte muy bonito, que con la bici puedes desplazarte con tranquilidad, puedes ir a pasear, ver paisajes preciosos, realizar recorridos diversos, y que a través de este deporte puedes adquirir esos valores que comentábamos de sacrificio, de compartir, de tener voluntad.

¿Y a sus padres?

Pues esto lo tenemos que conseguir a través de estos campus y escuelas de ciclismo donde los niños puedan disponer de un circuito cerrado o quizás a través de la BTT que implica menos peligro al tráfico.
Creo que es ahí donde tenemos que buscar estas alternativas para que los padres se queden tranquilos, ya que su principal preocupación es, evidentemente, el tráfico y a ver qué padre se queda tranquilo sí realmente su hijo de 7, 10 ó 12 años, corre en un lugar abierto a la circulación. Eso implica inquietud.
Así que hay que buscar esas infraestructuras, esos velódromos, esos circuitos cerrados, en carretera o montaña, donde los padres puedan dejar a sus hijos practicar su deporte favorito.

En tu época profesional siempre estabas dispuesto a probar novedades, tanto mecánica como tecnológicamente, para mejorar el rendimiento.

La verdad es que la ciencia evoluciona y con ella también el ciclismo, y me acuerdo que cuando era joven y con Manolo Sáiz, que fue mi descubridor deportivo, tuve una relación fenomenal, aunque también tuve mis enfados como en todos los “matrimonios” y él también era amante de las nuevas tecnologías, de ir probando novedades.
Cuando era juvenil, allá por el año 84, ya empecé a trabajar con un ritmo cardíaco controlado, en una época en la que pocos ciclistas programaban científicamente su entrenamiento ya que incluso los veteranos, cuando di el salto a profesionales en el 87, veían raro el entreno específico, calculado, la planificación de los picos de forma.

Por último, tu gran novedad, podrías explicarnos el sistema que habéis elaborado entre tú y ERGO-FIT de entrenamiento personalizado y que has bautizado como BIKECONTROL?

En mis últimos años de estancia en Portugal, allá por el 98-99, me fijé que se hacía una práctica no correcta del ciclismo indoor. No se controlaba el entrenamiento, ni se daba importancia a las intensidades ni a las cadencias.
Con este sistema de entreno indoor se busca regular la intensidad del esfuerzo, pero a un nivel personalizado, sabiendo tus límites, así entrenas más sano y motivado. Así, conjuntamente con ERGO-FIT y en colaboración con científicos y médicos hemos desarrollado este sistema que posibilita la adaptación del entrenamiento a tú condición y exigencia física, para que encuentres una rápida mejora y la plasmes en tu bici de carretera. Te elaboramos un plan de entrenamiento personal, introduciendo todos tus datos de rendimiento y tus progresos en el ordenador.
También hacemos curso de formación básica para usuarios y avanzada para monitores. Os invito a que visitéis nuestra página web: www.Bikecontrol.es.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


X