ESPECIAL PARÍS-BREST-PARÍS 2007 (P-B-P)

ESPECIAL PARÍS-BREST-PARÍS 2007 (P-B-P)

Autor: Antonio Català/Fernando Spiluttini
París-Brest-París, un poco de historia
Por Antonio Català

Como un sencillo homenaje a los socios que emprendieron esta maratoniana prueba, Merche y Lázaro en la edición XV de 2003 y Fernando, Lázaro y Gonçal en la XVI de 2007.

Pierre Giffard controla el mundillo del ciclismo en París a finales del siglo XIX y dirige el diario Le Vélo, con 80.000 ejemplares de venta diarios y escribe en el Petit Journal. Es este último quien organiza las prestigiosas pruebas Burdeos-París y París-Roubaix. También la primera PBP en 1891, en la que en ediciones posteriores colaboró su competidor periodístico L’Auto Velo, cuyo director era Henri Desgrange.
(Henri fue récord de la hora el 11-5-1893 en el velódromo Buffalo de Neuvlly – París con 35,325 Kms.).
Éste estaba molesto con Pierre por no haber querido publicar en su periódico la publicidad de la inauguración del velódromo del Parque de los Príncipes en París , inaugurado en 1903 con la llegada del primer Tour (tiene 666,666 mts de cuerda ).
Henri era el impulsor y director del velódromo y en 1902 había organizado la carrera Marsella-París de 938 kms. que ganó Lucien Lesna.
La rivalidad entre ambos les llevó a un pleito en el que Giffard obligó en 1903 a Desgrange a retirar la palabra Velo de la cabecera del periódico.
Esta competencia sobre el ciclismo, determinó cuatro días después que Desgrange y su colaborador Geó Lèfebre, se propusieran la organización de una carrera a la que llamaban la Vuelta a Francia: el primer proyecto no cuajó y después de varias modificaciones y adversidades, se puso en marcha el Tour el día 1 de julio de 1903, con 60 corredores, hasta el 19 de julio. Pero esto será otra historia.

La primera PBP arranca el domingo 6 de septiembre de 189l a las 6 h. AM El primer ganador fue Charles Terront (F): un gran hombre bien plantado, sólido y con bigote negro, de 33 años, definición que nos da el periódico Petit Journal. Llegó el miércoles día 9 a las 6 .30 h, había empleado 71 h. 22´, y rodó sin dormir a 17,590 km /h de París a Brest y a 16,780 al regreso: total 1.185 km, ganó 2000 francos de oro.
Una carrera en toda regla donde los participantes daban batalla para ir dejando atrás a otros corredores, o circulaban solitarios en las tinieblas de las noches, algunos se iluminaban con pequeñas linternas, sin apenas dormir ni comer en toda la carrera.
La primera salida se efectúa delante de la casa de El Petít Journal y los participantes están colocados en grupos de cuatro hileras de cinco corredores, de estos grupos se cuentan veinte o sea 400 ciclistas . Se les llevó neutralizados por el Presidente de la Unión Velocipédica Francesa hasta la Plaza de L’Etoile, por los boulevards de Pelletier – Royale- Plaza de la Concorde y la avenida de los Campos Eliseos. En la Plaza, se dio la salida definitiva hacia Brest por la avenida de Bois –de- Boulogne.

Sepamos que ventajas tuvo.
Terront visitaba la fábrica de Michelín. Eduardo Michelín había inventado el neumático desmontable (anteriormente John Boyd Dunlop en 1889 enrolló un tubo de goma lleno de aire en las ruedas del triciclo de su hijo).
El 28 de mayo de 1889 se crea en Clermont – Ferrand (F) la Sociedad Michelín y Cia. Su primer gerente Eduardo Michelín (1859-1940) que asumió el negocio de su abuelo Aristide Barbier, (dedicado a la maquinaria agrícola) y asistido por su hermano André, durante 51 años. Transformó la modesta fábrica en un imperio con más de 25.000 empleados. En la actualidad es uno de los mayores fabricantes de neumáticos.
Son muy apreciadas las guías Michelín, editadas por primera vez solo para Francia en el 1900, con motivo de la Exposición Universal de París, a partir de 1904 se publicó para otros países. En la actualidad más de 25 países con más de l millón de km de carreteras, además de los 80.000 establecimientos recomendados en el Mundo. Todos hemos oído hablar de las estrellas Michelín a los mejores restaurantes.
Pues esta empresa con su invento, es quien colaboró a la victoria de Terront. El segundo clasificado Jiel Laval, (el ganador era profesional , el segundo amateur) usó gomas macizas Dunlop´s, y tardó 8h. 34´ más y llegó a las
15 h. 4´ PM.
En la primera edición, sólo para franceses, se inscribieron 400, (otras fuentes citan 575). Salieron 206 y terminaron 100. Las mujeres no podían participar, a pesar que muchísimas intentaron inscribirse. El tiempo máximo que se dio fueron diez días.
Las bicicletas eran selladas en la salida para que nadie pudiera cambiarlas.
La segunda edición en 1901, a los diez años, co- organizada con Desgranges, (Petit Journal y Auto Vélo). La salida fue el viernes 17 de agosto a las 4h.53´AM, ganó Maurice Garin con 52 h. 11´ con 33 años. Se permitió la participación extranjera, dividiendo la salida en dos grupos, los más rápidos y los más tranquilos.
En 1911, la tercera, dejó de permitirse la ayuda a los participantes fuera de los controles de la organización.
En 1931 se permiten féminas. En tándem y con su marido Jean , la señora Germaine Danis, cubrieron el recorrido en 88 h. y cinco horas más tarde Paulette Vasssard la primera fémina individual. Entonces el tiempo era de 96 horas para el recorrido. Fue en 1966 cuando se redujo a 90 h. A partir de 1951 se celebraba cada cinco años y después de 1971 cada cuatro.
Desde 1931 la organización está a cargo del Audax Club Parisien , quien con buen criterio y debido a la congestión del tráfico cada vez mayor en París, decidió en 1991 salir desde el Gimnasio de los Derechos del
Hombre en Guyancourt, en la Ville de Saint-Quentin –en Yvelines, cerca de la capital.
Desde 1979 para poder participar debe justificarse haber realizado las brevets: marchas de 200-300-400-y 600 km. A todos los finalistas se les entrega medallas. No se permite la participación de profesionales en activo desde 1951.
La organización en el 2007 dio tres opciones horarias para cubrir los 1225 kms. a los 5300 participantes de todo el Mundo, para máximos de 90-84 y 80 horas.
Brest, ciudad portuaria en la costa Atlántica cerca del Canal de la Mancha, está en mitad de la prueba donde la mayoría aprovechan para dormir algunas horas. El recorrido no es el de una prueba llana, la realidad es que aunque el punto más alto es el Roc Trèvezel de 365 mts. de altitud, la pendiente acumulada esta alrededor de los 10.000 mts. por la multitud de pequeñas pendientes.
La historia negra son los graves accidentes cuando la prueba circulaba por la carretera Nacional II. En 1961 un motorista atropelló a un participante que falleció, en 1966 otros dos por un conductor ebrio, en 1975 dos más por el arado de un tractor en la noche, estos desgraciados accidentes, obligaron a circular por otras rutas.

Quien era el ganador Charles Terront
Nació el 25 de abril de 1857 en Saint Ouen ( Seine-Saint Denis) París y murió en octubre de 1932 en Marsella. Compitió desde 1875 a 1894, fue el rey de las carreras de fondo, consiguió 227 victorias, en 1879 viaja a América a participar y ganar los Seis Días de Chicago y Boston (se corrian 18 horas diarias). Recorrió 1000 kms. del 6 al 8 de septiembre de 1884, París- Brest -Alençon , en 60 h. 49 .
En 1888 batió el récord de los 100 km., en poder de Jules Dubois (F) desde el 25 de octubre de 1885, en la misma pista de Llongehamp en París, (era lo único que más se parecía a una pista). Ya en 1891 hubo otra de cemento, la de Courberoie y luego en su lugar se construyó la Buffalo. En 1895 había otro velódromo El Velódromo de las Artes Liberales .
El 24 de febrero de 1893 en la Galería de las Máquinas en París, tuvo un match con Jean Marie Corre, otro fondista, recorrer 1000 km. en la pista después de 2500 vueltas en 41 h 58´a 23.919 km/h. Venció por 9 kms de diferencia sobre su rival.
Quien parece tiene el récord de la PBP es Herman De Munck que en 1983 la hizo en 43 h. 24´, quince días después batió el récord de las 1000 millas (1609 km).
Termino este escrito 19 horas antes que los compañeros del Club, Fernando, Gonçal y Lázaro comiencen su aventura el 20 de agosto del 2007. Suerte.
De ellos será la crónica de la marcha.

París-Brest-París, mi experiencia
Por Fernando Spiluttini

Compañeros del CC Gràcia, lo que me queda ahora es comentar resumidamente lo que ha sido esta experiencia, como cierre al seguimiento que han realizado.

Esta ha sido una PBP con lluvia de principio a fin y cuando no teníamos lluvia teníamos viento de cara, han sido solamente unas pocas horas de sol, no más de 4 ó 6 durante el amanecer, regresando de Brest.

Según se comenta, hubo unos 1.800 abandonos, de los casi 5.000 participantes que tomaron la salida, aun no sé los números oficiales, se comenta que el porcentaje de abandono ronda el 40%, normalmente está entre el 17% al 20%.

Hace 50 años que no se tuvo una PBP con las condiciones climáticas que se han dado en esta.

Mis números han sido los siguientes (aprox.);
Me apunté a la salida de 80 horas
He logrado hacerla en 72 horas
He dormido solo 6 horas, (me levanté el lunes 8:00 AM, tomé la salida a las 8:00 PM y recién volvimos a dormir el miércoles a las 2:00 AM)

Las conclusiones y comentarios que hicieron en la lista del club fueron casi todas acertadas, he tomado la salida con un grupo de 7 ciclistas, entre los que se encontraban Gonçal y el Domi (Galvesport)

De estos 7, logramos llegar juntos sólo 2, un ciclista de Manresa y yo, que por nuestras condiciones físicas logramos formar un buen dúo ciclista, el apoyo mutuo, el sentirse apoyado el ir planificando la estrategia para cada etapa nos fue fundamental para lograr llegar a meta.

La baja de Gonçal, fue un poco desmoralizante. Él ya se encargará de contar un poco más este tema. Otro abandono fue la contractura muscular en el gemelo derecho de un compañero en el km 380 aprox., y a partir de ese momento continuamos dos hasta el final.

La peor lluvia fue 40 km antes de llegar a meta, una lluvia muy intensa y fría nos sorprendió de repente, cuando ya creíamos que no tendríamos más nada que esperar del cielo, agua, viento y frío, no podrían evitar que llegue a meta.

El problema, un dolor en la rodilla izquierda, leve al principio, casi imperceptible antes de llegar a Brest que se fue agravando con el paso del tiempo, pero nada que no permitiera avanzar, esto me obligó a utilizar más el plato grande que el pequeño, con plato grande al dar menos pedaleo el dolor era menor.

En resumen, la PBP es sin duda una prueba para conocerse a uno mismo, no sólo la fortaleza física sino también mental, se producen muchas bajas de glucosa que desmoralizan a cualquiera, eso más el cansancio y sueño acumulado hay que soportarlo…

Verdaderamente esta prueba nos demuestra definitivamente si nos gusta o no “pedalear”…

El deseo, poder volver a hacerla en la próxima edición, dentro de 4 años.

París-Brest-París, mi entrenamiento
Por Fernando Spiluttini

Introducción (entrenamiento París Brest París o ciclismo de fondo)
No cabe duda de que el ciclismo es un deporte que exige al cuerpo humano bastantes energías. Aunque no se puede comparar un competidor con una persona que sólo monte los fines de semana, es cierto que todos tenemos estados de forma mejores según lo que llegamos a entrenar.
El que uno esté fuerte, no implica que llegará a los puertos primero, que sea capaz de resistir 80 km, a un promedio de 40 km/h sin inmutarse, sino que además implica conocerse a sí mismo y saber que lo que está haciendo lo hace con seguridad y que su cuerpo y mente están acostumbrados a dosificar los esfuerzos para el objetivo.
Desde mi punto de vista, abordar este tema me parece muy importante porque creo que la información es poca y muchas veces mal interpretada, he decidido publicar este plan de trabajo porque a mí, personalmente, me fue muy arduo preparar el entrenamiento deseado y conseguir información válida, es por ello que me interesa aportar aunque sea un grano de arena basado en mi experiencia en el deporte y que esto pueda servir a quien lo necesite.
Si bien es cierto que no hay una fórmula mágica de entrenamiento, intentaré dar las pautas para que podamos adquirir esa forma y por lo tanto podamos afrontar con mayor seguridad para nuestro organismo los retos que nos plantemos.
Mi objetivo personal de este año ciclista, fueron las brevet (ciclismo de fondo), verdaderamente un horizonte desconocido que he podido cumplir con creces y grandes satisfacciones, no solo la París-Brest-París, sino las distancias de 200 km 300 km y dos de 600 km que tuve que completar.
Personalmente me fue muy difícil conseguir información buena, referida a entrenamientos, en internet he encontrado mucha información pero más tendiente a experiencias muy personales y poco aporte válido para planificar un entrenamiento personalizado. Así que recurrí a lo más obvio y razonable, decidí armar mi propio plan de entrenamiento basado en mi experiencia personal, que los años de vida en el deporte me deben servir de algo.
Entrenamiento pautas
Mi primer objetivo fue planificar y coordinar mi vida familiar, laboral y social con el entrenamiento. Teniendo familia, hijos, trabajo y otras obligaciones que cumplir parece que quedan muy pocas horas para dedicarle a un entrenamiento intensivo y metódico, pero las horas aparecen, están, hay que saber adaptarlas.
La primera ayuda provino de mi esposa, quien me apoya en un 100% la práctica de este deporte, y por otro lado el convencimiento personal de poder lograr el reto de lo desconocido.
En base a ello, me planifiqué hacer los entrenamientos entre semanas, por las mañanas, lo más temprano posible, es así como comencé a entrenar en noviembre/diciembre de 2006 para llegar en forma a la París Brest París en agosto de 2007.
He realizado tres tipos de planificaciones para el entrenamiento, los primeros meses pesas y ciclismo, más pesas que ciclismo, y el resto de meses ciclismo, el otro ejercicio y creo que más importante de todos es el estiramiento (elongaciones) siempre, prácticamente todos los días ejercicios de estiramiento, es más importante un músculo ágil y flexible que fuerte y propenso a lesiones o tendinitis. Y nunca, pero nunca olvidarse de los períodos de descanso, tan importantes como el ejercicio en sí.
Destaco que mi objetivo fue hacer los 1.254 km que he hecho, solo (para los entendidos SIN IR A RUEDA de nadie), terminarla con ganas de seguir, disfrutar el pedaleo y vivir el ambiente ciclista durante los días/horas que duró la prueba, para mí, en la París Brest París es donde no debería haber lugar para la apatía.
Planificación del entrenamiento
Me propuse entrenar, los días martes, miércoles, jueves, sábados y domingos. Los días lunes y viernes descanso. Salvo en la época de pesas que cambié el descanso de lunes por el domingo.
El trabajo de pesas, como personalmente me quita mucha flexibilidad en el pedaleo, lo he combinado con spining y salidas cortas en bicicleta. Las salidas de bicicleta fueron siempre sin forzar, a un ritmo medio o alto, intentando siempre mantener el ritmo/cadencia de pedaleo.
Luego, poco a poco y a medida que la época del año lo permitió, ir mermando el trabajo de pesas y aumentar las salidas en bicicleta.
No soy partidario de la utilización de pulsómetros, las sensaciones son el mejor camino para conocerme. Tampoco he sido estricto con los días de entrenamiento, si hay días en que la fatiga aún se hacia sentir preferí tomar un día más como descanso, además de suspender días por mal tiempo u otros motivos.
a. Rutina en época de pesas:
a. Lunes y miércoles entrenamientos de piernas, no más de 3 ó 4 ejercicios ni más de 4 series cada uno.
i. Un ejercicio de bicep femoral
ii. Dos ejercicios de cuadriceps, evito las sentadillas o la prensa, para el ciclismo es desaconsejable por la presión que ejerce en los meniscos.
iii. Uno o dos ejercicios de pantorrillas.
b. Martes y jueves, abdominales, 3 ejercicios de abdominales diferentes y progresivos. Con no más de 4 series cada uno, aumentando las repeticiones periódicamente.
c. Al final de cada día una sesión de Spining, para mantener la agilidad muscular
d. En el transcurso del día, estiramientos.
e. Una o dos salidas en bicicleta, cuando no realizo pesas, puede ser sábado y domingo.
Esta rutina la he realizado durante todo el invierno, desde el mes de noviembre hasta febrero, en el gimnasio a partir de las 7:00 AM. Las salidas en bici no superaron los 800 km mensuales.
b. Rutina en salidas en bici:
a. Una vez abandonadas las pesas, a partir del mes de marzo y ya empezando con las largas distancias (brevet), las salidas en bici las realicé de un modo progresivo, con la idea de ir aumentando kilómetros mes a mes, proporcionalmente, hasta el mes de julio/agosto, para ya los últimos 15-20 días antes de la París Brest París, hacer un descanso activo, bien relajado, con la intención de llegar con ganas de pedaleo y sentirme fuerte.
b. Las salidas martes, miércoles y jueves; de un promedio de 80 km, a ritmo moderado y constante, descanso el viernes.
c. Salidas sábado con el club, al ritmo que sea necesario o que imponga el grupo (En el A, somos pocos y nos conocemos mucho)
d. Salida domingo, distancia variable dependiendo de la dureza del día anterior, y el estado de ánimo, siempre fueron superiores a los 120 km.
e. Las salidas entre semanas no las he cumplido estrictamente, algunas semanas sí, pero otras las he modificado intentando tomar días de descanso, podría decir que este plan semanal se cumplía semana de por medio.
He llegado al mes de agosto, con 12.500 km desde el mes de enero, es decir que he realizado un promedio de 1.500 km mensuales de bicicleta, pero como éstos han sido progresivos, en el mes de julio llegue a hacer más de 2.200 km. Y el primer mes, apenas 1.000 km.
Mi horario de entrenamiento me lo programé para hacerlo entre las 6:00 AM y las 10:00 AM, los días entre semana.
c. Otros ejercicios, estiramientos
a. Los ejercicios de estiramiento, todos los días que pueda, ejercicios principalmente de piernas, muslos y bicep femoral, de no más de 1 hora diaria, de esto cuanto más mejor.
En resumen, todo el plan de entrenamiento se pensó en 3 etapas, una etapa de fuerza y fortalecimiento muscular (pesas) una etapa de entrenamiento propiamente ciclista, resistencia y una etapa previa de descanso o relajación antes del evento más importante.
Consejo final y agradecimientos
Una enseñanza personal, es que este período lo he disfrutado mucho, me lo he propuesto y cumplido como lo he querido, el evento, como dije, era desconocido para mí, fue una prueba más para ver y mostrarme a mí mismo lo mucho o poco que conozco sobre mí y mis años de deporte.
Un error, es que la PBP te sacará todas tus lesiones, actuales, antiguas y olvidadas. Tratarlas y prevenirlas es un objetivo que he dejado pasar por alto.
El agradecimiento, principalmente para mi esposa que me acompañó en este desafío. Y en segundo lugar a los compañeros del Club. Uno punto importantes es que la gente que te rodea te apoye, sin ese pequeño incentivo todo se hace muy pesado.
Últimos consejos, que aprendí de la experiencia
Un consejo primordial, el secreto no está en hacer grandes distancias, es decir, no sirven de mucho hacer salidas de fondo muy seguidas, con salidas de entre 80 y 140 km, es suficiente, para los entrenamientos. Y hacer sólo una salida al mes que supere los 200 km.
El punto esta más bien en hacer las salidas lo más seguidas posible, es decir, salidas 3 días consecutivas de un promedio de 80 km y luego descanso. Esto hace que el cuerpo no se recupere completamente y estamos forzando a superar ese umbral de agotamiento físico, forzando la recuperación del cuerpo. Esto puede sonar un poco abusivo, pero si estamos haciendo salidas de intensidad media, sin forzar nunca, a una máxima de 60-80% de capacidad luego de unos meses éstas son salidas en las que terminamos muy sobrados.
Se trata de ir lejos y no rápido con la bicicleta, es por ello que el entrenamiento debe estar orientado a la recuperación pronta, sin el agotamiento muscular (resistencia).
¿Qué más…?
La PBP acojona, pero una vez que se sale siempre se va rodeado de gente.
Dicen que la PBP se hace con la cabeza, (seguro), pero las piernas ayudan.
Se debe tener autodisciplina de beber y comer permanentemente, sin que lo pida el cuerpo.
Uno de mis objetivos era hacerla parando poco y durmiendo poco, un compañero me aconsejó hacer la de 80 horas; gran verdad se llega a los controles con poca gente, no hay que esperar nada, todo va más ágil, como que te atienden a ti sólo. Pero hay que entrenarse bien.
No abusar de los desarrollos, siempre un puntito menos, cuando se vuelve de Brest, pensamos que ya esta hecha, pero quedan los 600 km más duros psicológicamente.
No es necesario hacer brevets que suben puertos salvajes, que sólo te terminan destrozando, hay que buscar lo moderado, ni mucho ni poco.
Para la preparación de la PBP, he perdido poco más de 5 kilos de mi peso habitual entrenado.
La PBP es rompepiernas, después de los primeros 300 km, es un proceso constante de subir y bajar largos repechos.
Por ultimo, en la PBP, siempre llueve, el 80% de las veces, no olvidar llevar mucha ropa de recambio, si hay coche de apoyo mejor.
Dormirse arriba de la bici, pedaleando, es muy normal en este tipo de pruebas, las sensaciones son de lo más extrañas, en estos casos es preferible empezar a hablar con algún compañero, y a la vez comer. Comer y beber ayuda mucho a mantenerte despierto.
La París Brest París, hay que hacerla, al menos una vez en la vida.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


X