CICLOTURISMO EN TERUEL

CICLOTURISMO EN TERUEL

Autor: Jordi Escrihuela
Teruel es una provincia de bellas tierras tan olvidadas por muchos como queridas por otros, pero de un tiempo a esta parte este olvido se está subsanando, en buena parte, gracias al cicloturismo que nos está mostrando como un gran escaparate esta zona del Bajo Aragón y sus hermosas comarcas: Maestrazgo, Cuencas Mineras, Andorra… con sus sierras, puertos, carreteras con curvas pero con poco tráfico, con frío, con calor, perfiles que asustan y entusiasman a los ciclistas más atrevidos: un paraíso casi virgen para disfrutar con la bicicleta.Y si hay que destacar una entidad que lo está consiguiendo no es otra que el Club Ciclista Somontano Turolense de Andorra (no confundir con el País de los Pirineos…), cuyos integrantes los veteranos José María Roquetas (Roki), Cesario Dolz o Andrés (del Hostal-Venta La Pintada de Gargallo) y unos cuantos amigos más se unieron hace unos pocos años (2003) bajo esta denominación para definir la tierra que conforma el paso previo a la montaña turolensa y por tanto no hay que confundirla tampoco con la comarca oscense.Estos aficionados al ciclismo, y durante los años 90, empezaron a participar en las marchas cicloturistas más duras, y para prepararlas qué mejor forma que los puertos que ya empiezan a ser míticos de la zona: Majalinos, Villarroya, Cuarto Pelao, y sobre todo Degollaos… son nombres que ya suenan entre los cicloturistas, y sobre todo éste último que da nombre a la marcha ciclista que año tras año organiza nuestro Club personaje de hoy, una prueba reconocida en el calendario nacional con un prestigio ganado y muy selectiva, que se codea ya con las grandes de este país y sólo superada en la región por el gigante Quebrantahuesos, que es mucho decir, y son muchos los participantes que incluso opinan que la supera en dureza.El Club Ciclista Somontano Turolense es una sociedad modesta con poco más de 10 socios que se juntan todos los fines de semana para salir a pedalear y charlar por estas tranquilas carreteras sin horarios ni rutas establecidas ni calendarios ni nada que se les parezca, simplemente quedan y salen, improvisando la excursión que nunca excederá de unos 70-80 km.Pero cuando llegan los meses de abril y mayo el Club también se transforma en un gigante y así Roki y sus amigos se ven acompañados por un grupo humano de más de 70 personas –ciclistas y aficionados la mayoría de ellos-, que se desdoblan en tareas de control de salida y llegada, señalización, asistencia médica y mecánica, avituallamientos, coches de apoyo, de enlace, escoba… para organizar una nueva edición de Los Degollaos.Después vendrá la limpieza del circuito y recogida de la basura generada por la prueba: botellas, desperdicios, papeles, latas, etc., porque no olvidemos que la marcha pasa por el Parque Cultural del Maestrazgo e instituciones como la propia Comarca del Maestrazgo, la Comarca de Andorra Sierra de Arcos y empresas particulares (Caja Rural de Teruel, SADISA y Hotel Venta La Pintada, la tienda de bicicletas Unionbike) son las que les apoyan y financian.Pero el Club no sólo organiza Los Degollaos, también se encarga de organizar una prueba de bicicleta de montaña: la subida Venta la Pintada-Majalinos, con un recorrido de 40 kms por sendas y caminos de esta zona del Maestrazgo y conocida por algunos beteteros de la zona como la Rompechulos por las subidas duras que atraviesa.Además de todo esto, el Somontano Turolense colabora y está en presente en cuantas actividades organizan otros clubes ciclistas de la zona y acompañan a grupos que vienen a entrenar o de excursión a estas tierras a lo largo de todo el año, ejerciendo de perfecto anfitrión.Si os habéis preguntado alguna vez por el terrorífico nombre de la marcha os podemos decir que se debe al Barranco de los Degollados, que según explica uno de los famosos cuentos de la zona, narra la turbulenta historia de una pareja asesinada, degollada, y arrojada al barranco.Pero no os dejéis intimidar por una leyenda rural y de la mano de Roki y sus muchachos venid y admirad la bella localidad de Fortanete, el puerto de Cuarto Pelado, Villarluengo y sus célebres formaciones rocosas los Órganos de Montoro, los hermosos ríos Guadalope y Pitarque, y comprobad, como dice el eslogan, que Teruel Existe.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


X