CICLOTURISMO EN BANYOLES

CICLOTURISMO EN BANYOLES

Autor: Jordi Escrihuela
Banyoles , capital de la comarca del Pla de l’Estany, en la provincia de Girona, es una bella ciudad en la que su mayor atractivo natural es el Estany de Banyoles, un lago con más de 2000 m. de longitud, en un entorno privilegiado para la práctica del ciclismo.No es de extrañar, por tanto, que en sus orillas naciera hace medio siglo uno de los clubes ciclistas con más solera del país: el Club Ciclista Banyoles. Efectivamente, aquel grupo de aficionados que disfrutaban de la bicicleta en tan bello lugar, decidieron sentar las bases de la nueva entidad reunidos donde la mayoría de amigos se juntan para dar luz a sus proyectos: un bar, y en este caso el Bar Serquella fue la sede fundadora un ya lejano 27 de enero de 1957, y por hacer honor a uno de sus socios fundadores, diremos que el primer presidente de la entidad fue Emili Cos Giralt.Por tanto, nuestro club-personaje de hoy ya tiene los 50 recién cumplidos, y tal y como dicen sus integrantes el espíritu emprendedor de aquellos pioneros sigue vigente en todos los que formamos el Club.Y esto lo han venido demostrando en el trascurso de todos estos años organizando múltiples eventos como finales de etapa tanto de la Volta a Catalunya como de la Vuelta a España, y también participando con corredores locales en pruebas en España y Francia.Entre su gran masa social –unos 350 socios, la mayoría de ellos en activo- hay ciclistas para practicar todas y cada una de las modalidades que nos ofrece este deporte. Así, podemos encontrar amantes del BTT y del ciclismo de carretera; los hay que compiten y los que no, porque la entidad además de su vertiente cicloturista, cuenta también con dos equipos de competición en ambas modalidades y en todas sus categorías, y organiza anualmente la Copa Girona de Carretera y la Copa Catalana de BTT.En el Club no existen los típicos grupos A, B o C, si no que estos esforzados siempre salen todos juntos, y luego la carretera, o las ganas y las fuerzas de sus integrantes, van haciendo la selección natural, eso sí, respetando reagrupamientos y juntándose a la hora del almuerzo. ¡Esto sí que tiene mérito! Y el mismo mérito tiene que el calendario de cicloturismo anual esté equitativamente repartido entre los carreteros y los beteteros, aunque prácticamente sean los mismos que cambian de montura según sea temporada de invierno o de verano. La de carretera se inicia el primer fin de semana de marzo y finaliza el último de agosto con la tradicional marcha Banyoles-Andorra, siempre acompañados por una furgoneta de apoyo, y es en septiembre cuando se cambian a las ruedas gordas hasta febrero, tiempo en el que se dedicaran a recorrer senderos en búsqueda de lugares recónditos pasando por trialeras indómitas.Y siguiendo con el espíritu competitivo de sus integrantes, también destaca la organización de una cronoescalada a la ermita de Sant Patllari, para matar el gusanillo a los beteteros, o bien una cronometrada alrededor del lago de Banyoles, para hacer lo propio con los carreteros.La verdad es que el Club es hiperactivo, y así cada año también organizan lo que ellos llaman la Superexcursió de l’any, y éste toca, los próximos 20, 21 y 22 de julio, el Pirineo Navarro, para escalar los colosos Larrau y Pierre de Sant Martín.Otros años estas superexcursiones han sido en los Alpes franceses (2006) o bien al Mont Ventoux (2005).Pero no acaba aquí la cosa, y este año, para celebrar el 50 aniversario, el Club organizará el día 7 de julio la 1ª Marcha Cicloturista Las Gogues-Pla de l’Estany, con la intención de consolidarla dentro del calendario catalán y que contará con dos circuitos, uno exigente de 175 km y 2500 m de desnivel acumulado y otro más asequible de 95 km. recorriendo las maravillosas y tranquilas carreteras de la comarca del Pla de l’Estany y la zona volcánica de La Garrotxa.EL MONSTRUO DEL LAGOPero sin duda la estrella de la marcha será el final en alto del Santuario de Rocacorba, un nuevo puerto descubierto ahora hace un año para disfrute de los locos de las cumbres: una cumbre inédita, durísima, asfaltada recientemente, una ascensión espectacular de 13 km y los últimos 7 al 8,5%, con puntas del 15% y un desnivel de 970 m.Precisamente en otro de los actos conmemorativos, el pasado 17 de febrero el Club inauguró la señalización altimétrica de toda la subida con rotulación completa al puro estilo de los puertos franceses: punto km indicando pendiente media, distancia recorrida y la que nos resta hasta la cumbre. Una gran iniciativa.Sin duda un gran aliciente para los amantes del deporte y la naturaleza, por si aún no teníamos suficientes, que encontraremos el próximo 7 de julio en lo que será una gran fiesta cicloturista en la que el C.C. Banyoles nos invita a todos los aficionados a participar.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


X