ALFONSINA ESTRADA

ALFONSINA ESTRADA

Autor: Antonio Català

En la década de los años veinte, en el siglo pasado, a comienzos de la llamada liberación femenina, esta mujer de gran coraje, nacida en Castelfranco Emilia (Módena), el 16 de marzo de1891, es considerada la primera mujer ciclista con actividades competitivas.

Alfonsina Moríni, se casó con Luigi Strada, por lo que se la conoció con el apellido de casada . Comenzó a participar en carreras hacia 1910.
Morena, de fuerte constitución, pequeña de estatura, rechoncha y madre de familia, solía vestir con camiseta blanca, pantalón corto negro y medias largas oscuras, para evitar las miradas de sus colegas masculinos en las carreras, en la categoría de independientes: por su masculinidad sembró el escándalo entre los puristas deportivos.

Fue la primera y última fémina en correr el Giro junto a los hombres en 1924, con una faldita, comenzó y terminó la carrera, a pesar de no figurar en las listas de llegada de varias etapas el tiempo empleado. La hubiese clasificado entre los puestos 18 al 24 de la clasificación general, por delante de muchos varones, (salieron 89 y terminaron 30).
En 1911, viviendo en Turín, en el velódromo de Moncalieri, fijó el récord mundial femenino de la hora, sin derny (entonces las derny, motos entrenadoras, no estaban reconocidas en los reglamentos) en 37,192 Km.

En 1917 en la Milán – Turín, ganada por Oscar Egg, se clasificó quinceava, con la misma clasificación en la Milán – Varese – Como – Milán. Participó en la Milán – San Remo, de dos etapas, la primera Milán – Bolonia de 222 Km. y entró con el pelotón y en la segunda, surgió la trágica anécdota, en las inmediaciones de Termi (Umbria), una liebre asustada por el paso de los ciclistas y del coche escoba, cruzó la carretera velozmente, chocando con la rueda delantera de la corredora, que cayó pesadamente al suelo, malherida, tuvo que abandonar la carrera.

Fue reina en la pista, ganó 36 carreras, ocho veces segunda, once veces tercera, corriendo en Italia y en el extranjero. Memorable fue su triunfo en Sabadell, formando pareja con el corredor francés Regnier, en una carrera a la americana de una hora, dejando atrás a parejas tan cualificadas como el danés Ellegaard y Carfú , a Alegre con el mallorquín Miguel Bover, (que pocos días antes había ganado en Palma de Mallorca en persecución al famosísimo francés Henry Pelissier), también estaban entre otros la pareja Treserras y Julián Español, este último Campeón España de velocidad en pista en ocho ocasiones, socio posterior del C.C. Gràcia y del que hay un articulo publicado en el boletín.

En Alemania, en el velódromo Kustrin sull `Oder, después de sus constantes triunfos, se divulgaron carteles en los que la dirección del velódromo ofrecía 500 marcos a cualquier ciclista que lograra batir a Alfonsina en la distancia de 5 Km. en persecución.
Se presentaron doce ciclistas que después de eliminarse entre ellos, el ganador tenía que enfrentarse a la corredora, el finalista fue el campeón local el alemán Rudel.
La final resultó difícil y combatida, después de 12 vueltas o sea 4, 800 Km., (el velódromo tenia 400 mts. de cuerda), Alfonsina superó los doscientos metros que le separaban del alemán, ganando la prueba. (Nota: En una carrera de persecución, son dos corredores, uno sale de la línea de meta y el otro de contra-meta , si el velódromo, tiene 400 metros de cuerda o sea una vuelta a la pista, la diferencia entre los corredores es de 200 metros, se da la salida simultanea, y ambos corredores deben perseguirse, venciendo en ese momento el que alcanza al contrario, o quien cruza primero su línea de salida al finalizar la distancia acordada en la carrera , en este caso era de 5 kilómetros).

En el cenit de su carrera deportiva, 1937-38, trasladó su residencia a Paris, donde tuvo la oportunidad de participar en carreras solo para féminas: ganó el Championat de Paris, y ocho carreras más.
En 1938, con 48 años consiguió el récord mundial femenino de las 12 horas cubriendo una distancia de 325 kilómetros.

Enviudada de Luigi Strada, contrajo matrimonio con el velocista Carlo Messori, después de quince años de noviazgo, este murió en 1953. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alfonsina se compró una moto Guzzi con la que rodaba a 120 por hora, pero confesaba que esto no le producía la sensación que sentía sobre la bicicleta en la carreras.

Alfonsina murió un domingo trece de septiembre de 1959, a los 68 años mientras circulaba a toda velocidad con su moto, sintió un fuerte dolor, trasladada al hospital milanés de Niguarda, llegó cadáver a las 20,30 h., había sufrido un infarto de miocardio (anotaciones del articulo de Stéfano Flori, 1996).
Toni Catalá

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


X