La Mussara, misterio, niebla y ecos del pasado

La Mussara, misterio, niebla y ecos del pasado

Un destino terrorífico…

El día amaneció lluvioso y gris, bastante fresco, pero eso no me quitó las ganas ya que estaba dispuesto a vestirme de corto para dar una buena vuelta reconociendo el misterioso territorio protagonista de aquella jornada.

La ruta atravesaba bonitos pueblos como Vilaplana, enmarcados en un otoñal paisaje, donde predominaban los colores amarillos, ocres o rojos de las hojas de los árboles.

Ascendiendo la Mussara, donde muchos jugaron a ciclistas y otros lo hicieron a su ritmo, fue muy divertido volver a subir por el encadenado de curvas de 180º, aunque esta vez, y sin que sirva de precedente, la niebla no nos dejó deleitarnos con las grandes vistas.

Con este elemento, la bruma, no hace falta explicar que la experiencia resultó muy mágica y muy misteriosa, sobre todo cuando tuvimos la idea, por qué no, de atacar el pueblo inerme que da nombre al puerto. Una visita no prevista y que hizo las delicias de los amantes de Cuarto Milenio cuando, de entre la niebla, vimos surgir la figura inequívoca y gris del campanario de la iglesia de este lugar olvidado por el paso del tiempo.

La Mussara, abandonado extrañamente el año 1960 después de una paulatina y constante despoblación, es quizás el sitio más misterioso de Catalunya y todo el entorno en ruinas lo envuelve en un halo de un tremendo enigma que habla de historias alucinantes de desapariciones, visiones de espectros y ecos del pasado en forma de sonidos de batallas y psicofonías del más allá.

Finalizada la visita a tan extraño lugar, y aún con los cabellos erizados por la emoción, iniciamos un suave y ondulado descenso hacia el Priorat y Cornudella de Montsant, mientras contemplamos casi sin dar crédito como después de abandonar aquella zona oculta la neblina se disipó con rapidez y el sol empezó a brillar y a calentar con fuerza.

Fotos: Martí Milla
Recuerdos de “Mussara Experience” con Polar Gran Fondo La Mussara

 

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *